Nawaz Sharif: Sharif se proclama ganador de las elecciones paquistaníes sin esperar al final del recuento | Internacional

Los comediantes de Pakistán, que celebraban los juegos, lograron un resultado claro un día después de una jornada electoral turbulenta, polarizada y envuelta en acusaciones de fraude. Según él, el ex primer ministro Nawaz Sharif se proclamó ganador de los comicios e invitó a otros partidos a formar un gobierno de coalición. Sin embargo, la encuesta continúa a un ritmo inusualmente lento a medida que crecen las señales de que los candidatos independientes, muchos de los cuales han recurrido al ex primer ministro encarcelado Imran Khan, pueden obtener una victoria sorpresa. El triunfo electoral de Khan en 2018 se reedita, aunque sin alcalde y con su líder entre rejas y sin presentarse bajo los símbolos de su formación, el Movimiento por la Justicia de Pakistán (PTI).

Aunque todavía no hay un resultado oficial, los candidatos saludados por Khan encabezaron el examen del Parlamento con 96 de los 236 candidatos anunciados hasta el final de las elecciones. Consiguieron más que la Liga Musulmana de Pakistán-Nawaz, liderada por Sharif, con 66; y el del Partido Popular de Pakistán (PPP), con 51, que lidera Bilawal Bhutto, hijo de Benazir Bhutto, la primera mujer en ocupar el cargo de primera ministra del país. De los 265 escaños del Parlamento, se necesitan 134 para conseguir un alcalde. Sharif, incluso con el contenido actual, se ve a sí mismo como un vendedor y dispuesto a formar un gobierno en coalición. «Todos los partidos deben unirse para formar Gobierno, y la Liga le invita a trabajar con él para ayudar a Pakistán a salir de la crisis», afirmó Sharif en unas declaraciones reconocidas por la cadencia cátara de Al Jazeera. En concreto, el líder apunta al PPP, partido con el que gobernará en coalición en 2022 -pese a que Bhutto haya descartado esta opción-, y a otros cinco partidos minoritarios.

El contenido de las votaciones ha estado envuelto en acusaciones de fraude y polarización. Los candidatos del PTI, que se presentaron como independientes -después de que la Comisión Electoral prohibiera al partido utilizar su símbolo emblemático, un bate de críquet, en los cómics- reprocharon al Ejercicio haber asumido su intervención en los cómics para impedir el triunfo de Khan. . Ante esta denuncia, la Unión Europea instó a las autoridades a «garantizar una investigación adecuada y completa de todas las irregularidades electorales». Por su parte, Estados Unidos ha indicado que está «preparado para trabajar» con el próximo Gobierno paquistaní «independientemente del partido político».

Violencia y división política

El quinto país más poblado del mundo, una nación nuclear azotada por una crisis económica y una inflación desbocada, llevó a los jóvenes a chocar los cinco a última hora de la hora local a las urnas en unas elecciones generales marcadas por una creciente violencia y división política. El viaje se desarrolló bajo fuertes medidas de seguridad, con más de 700.000 miembros de las fuerzas del orden abandonados. El ejército paquistaní informó de que menos de 12 personas murieron, en su alcaldía de seguridad personal, y otras 39 fueron víctimas de una quincuagésima parte de los atentados, en su alcaldía de las provincias de Jaiber Pastunjuá y Baluchistán, en la frontera con Irán y Afganistán. La espiral de violencia, en aumento en los últimos tiempos en esta nación de 250 millones de habitantes (128 millones fueron llamados a las urnas), también se manifestó con intensidad en el período previo a las elecciones: al menos 26 personas habían muerto en dos Intentos conjuntos de talleres de candidatos en la volátil región de Baluchistán, reclamada por el Estado Islámico.

Más de la mitad de los centros de votación del país dijeron estar en riesgo de sufrir violencia o atentados; hasta el 80% en Baluchistán, donde la actividad de las milicias se ha intensificado en los últimos tiempos. En negro, una batalla con misiles entre Irán y Pakistán contra los insurgentes en estas zonas fronterizas hizo que el mundo contuviera la respiración durante unos días, hasta el punto de exportar la crisis de Oriente Próximo a Asia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Sin líneas de telefonía móvil

Las fronteras con Irán y Afganistán permanecerán cerradas y las autoridades suspenderán temporalmente, por seguridad, la señal de telefonía móvil, que comenzó a restablecerse por la noche. La barrera de líneas ha provocado críticas de algunos candidatos. Bilawal Bhutto, del PPP, pidió el restablecimiento inmediato del servicio «para que el proceso de votación pueda continuar de manera transparente», según informó en las redes sociales.

Amnistia Internacional también denunció que el tribunal de líneas telefónicas apoyó un “ataque imprudente” contra los derechos de la ciudad. La ONG Comisión de Derechos Humanos de Pakistán «deploró» el revés sin dar explicaciones al anunciar los resultados. «Esta falla en la transparencia es profundamente preocupante».

El encarcelado Imran Khan, que votó desde prisión, lanzó mensajes en sus redes sociales que apuntaban a una gran movilización de su electorado. «A pesar de todos los métodos posibles empleados para apoyar la voluntad del pueblo, nuestro pueblo habló hoy con un voto masivo», dijo en el perfil de X. Su partido, el PTI, estima que podría obtener una mayoría absoluta, que podría tomarse por persecución política. “Sin embargo, la manipulación de los resultados a altas horas de la noche es una vergüenza absoluta y un robo descarado del mandato de la nación”, denunció el partido en redes sociales. “El pueblo de Pakistán ha buscado con vehemencia los resultados manipulados. El mundo está mirando hacia adelante.»

Dos días antes de la votación, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos mostró su “inquietud” por “la pausa de acoso, las detenciones y encarcelamientos prolongados de los líderes del Movimiento por la Justicia de Pakistán y sus partidarios”, añadió desde el tribunal múltiple. casos contra Khan, que ha sido condenado a tres penas en los últimos días y tras casos pendientes.

Khan, de 71 años, ex estrella nacional del cricket, ganó las elecciones de 2018, tras lograr ilusionar a buena parte del electorado, especialmente a los sectores jóvenes y educativos de la sociedad paquistaní. Pero, una vez en el mundo, entró en conflicto con los poderosos militares del país, cuya influencia sigue siendo decisiva. Fue destituido del poder mediante una moción de censura parlamentaria en 2022, y sustituido por la mano del ex primer ministro, Shahbaz Sharif, que allanaría el camino para el regreso del autoexiliado Nawaz Sharif.

Sharif, de 74 años, ha sido primer ministro tres veces. La última, hasta 2017, cuando las investigaciones por corrupción derivaron en penas de prisión e incapacidad política de por vida. Pasaron cuatro años en el autoexilio, pero regresaron al país en octubre pasado. Sus condenas fueron anuladas, dejando abierto el camino hacia su candidatura, que, entre los resultados de estas elecciones, sigue viva.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_