La comisión electoral vio al opositor Borís Nadezhdin, crítico con el Kremlin y la guerra | Internacional

El presidente ruso Vladimir Putin no tendrá oposición en las elecciones presidenciales del 17 de marzo. La Comisión Electoral Central derrotó la candidatura del político Borís Nadezhdin, el último clavo que se dirigió a los ciudadanos que amenazaban con invadir Ucrania. Su veto se impuso a la periodista Yekaterina Duntsova, que fue arrestada semanas después de anunciar que formaría un nuevo partido político. Nadezhdin se asegurará de que se repita la decisión del consejo electoral, que tachó miles de firmas falsas de apoyo al disidente.

El consejo electoral ha confirmado que cuatro candidatos competirán en marzo. Putin —independiente—, y tres representantes de los partidos presentes en la Duma: Nikolái Jaritónov, del Partido Comunista de la Federación de Rusia, Leonid Slutski, del Partido Liberal-Demócrata (PLDR, populistas y ultranacionalistas derecha), y Vladislav Davankov. , de Gente Nueva (centroderecha).

“Os pido que no bajéis los brazos. Ha sucedido lo que muchos no pueden creer: los ciudadanos sienten que el cambio es posible en Rusia”, afirmó Nadezhdin, mientras el aspirante conoce a sus seguidores la decisión final de la prohibición de su candidatura. «No estoy de acuerdo con esta decisión, he reconocido abierta y honestamente a más de 200.000 empresas en toda Rusia: el mundo entero miraba las colas en nuestras sedes y puntos de recogida», se quejó Nadezhdin, que le prometió que Rusia «será» un gran y un país libre”.

Más de 9.000 empresas denegadas

Según el político, la presidenta de la comisión electoral, Ella Pamfilova, «acordó examinar y dar una respuesta detallada» a sus objeciones sobre la invalidación de firmas. Además, se espera que haya un recurso ante el Tribunal Supremo en caso de que continúe con su veto. El organismo, que acordó analizar 104.734 empresas, atribuyó al político 9.147 presuntamente irregulares, que superan el 5% máximo permitido. De ellos, el alcalde tuvo que desmentirse por supuestos “defectos” en su cobro por parte de las plataformas Nadezhdin o en su verificación ante notarios, mientras que sólo 81 fueron repetitivos y 11 se referían a personas supuestamente en quiebra.

A la oposición le preocupa que la junta electoral haya obligado a estas irregularidades a dejar ir a Nadezhdin. “Una sesión de magia negra”, declaró Roman Udot, copresidente de la ONG de transparencia electoral Golos. El activista pone como ejemplo la comparación entre una empresa invalidada y su transcripción por parte de la comisión. Si en el documento original estaba registrado en la ciudad de Rostov-Na-Donú (Rostov del Don), en la lista del consejo electoral aparece mal escrito como Rostov-Na-Domú (Rostov a la Casa, aproximadamente).

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La candidatura de Nadezhdin era sospechosa para muchos oponentes porque era uno de los pocos críticos (de forma moderada) que todavía tenía algo de voz en los debates en los canales de propaganda del Kremlin. Aunque aboga por la paz con Ucrania, algunos puntos coinciden con el Kremlin y algunos vecinos la acusan de decir en televisión “soy una putinista latente”.

Nadezhdin jugó otro juego con sus bromas con algunas figuras cercanas a Putin. El politólogo fue elegido diputado a la Duma estatal a finales del siglo XX como miembro de la Unión de Fuerzas Derechas, en la que participaba un tal Borís Nemtsov, congelado en 2015 por su oposición frontal a la guerra de Donbás, y por otro , Serguéi Kiriyenko, actual miembro del gabinete presidencial de Putin.

«Es bastante obvio, lo podemos ver en elecciones pasadas: sin Kiriyenko, que está a cargo de los cómics, no pasa ni un ratón de la primera etapa, la recogida de firmas», dijo Nadezhdin en una entrevista reciente con Ksenia Sobchak. Hija de la excelencia de San Petersburgo que llevó a Putin al poder, hoy critica al Kremlin. Nadezhdin continuó con la ayuda de muchos disidentes exiliados, entre ellos el empresario Mijaíl Jodorkovski, el político Maxim Katz y algunos miembros de la plataforma de Alexéi Navalni. En las reuniones internas de los opositores, todos se animaron a votar por cualquier otro candidato excepto Putin en los cómics de tres días que debían tener lugar entre el 14 y el 17 de marzo.

Además del veto de Nadezhdin, la comisión electoral rusa también contó con la participación del líder de los comunistas rusos, Serguéi Malinkóvich. De sus 104.998 empresas, 8.979 fueron declaradas nulas. Su veto se impuso a la periodista Yekaterina Duntsova, cuando el jefe del consejo electoral le dijo que recuperara su postulado en diciembre, que era “joven y tener todo por delante”.

Por su parte, se postulará el candidato del segundo alcalde en la formación del parlamento, el Partido Comunista de la Federación Rusa, Nikolái Jaritónov, de 75 años y que había disputado en las elecciones presidenciales de 2004.[Con Putin] Estamos bien, pero no es mucho. Después de la operación militar especial es necesario el socialismo”, proclama la portada del panfleto que partió del partido junto a la tumba de Lenin en el centenario de su muerte.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_