Macron salva la ley de migración de un ataque de rebelión en su gobierno | Internacional

La nueva ley de inmigración en Francia, impulsada por Emmanuel Macron y adoptada los martes con los votos de la derecha y la última derecha, ha abierto una crisis de alcaldes en las filas del presidente desde que llegó al poder en 2017. Las medidas más represivas , como tolerar el acceso de extraños a la asistencia social, cuestiona algunos principios que, durante años, el centrista Macron ha defendido firmemente.

Los diputados nominados en el bloque presidencial se oponen a la versión final del proyecto porque lo consideran demasiado abandonado. Varios ministros amenazaron con dimitir. El jefe del Departamento de Salud, Aurélien Rousseau, implementó la amenaza, según el diario El Fígaro y Agence France Presse, aunque se desconoce si se aceptó la dimisión.

La ley, tras horas de suspense e cerca de la medianoche, fue aprobada por 349 a favor y 186 en contra en la Asamblea Nacional. Si se adoptó por igual sin tener en cuenta los votos del Reagrupamiento Nacional (RN), el partido extremista liderado por Marine Le Pen. Era la condición de que el presidente pudiera promulgarlo. Pero el resultado no evita una foto -él y su más feroz oponente en el mismo bloque- que sus oponentes grabarán para siempre.

El voto a favor de Le Pen fue un regalo recibido de Macron. Sabía que la molestaría. Y, aunque inicialmente se mostró contraria al proyecto, éste le permitió declararse vencedora y afirmar que sus ideas habían sido imputadas.

“Estamos ante una manipulación grosera del RN”, denunció la primera ministra, Elisabeth Borne, ante los diputados de su grupo, según varios medios. Me gustaría pedirles que, en nombre de Le Pen, votaran a favor. “No caigamos en la trampa”, insta. Ante la Cámara, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, defendió que hay elementos progresistas en la ley, como la regularización de 10.000 pecados más cada año.

La joven acusó al presidente de haber rechazado los postulados de Le Pen, que celebró el reconocimiento como «una victoria ideológica» de su partido, favorito para ganar las elecciones europeas de junio. Hay una dimensión europea en esta fuerza parlamentaria, que coincide con la negociación en Bruselas de un pacto migratorio para la UE.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Le Pen también expresó su “agradecimiento” a la izquierda, por lo que la izquierda, junto con la derecha y la extrema derecha, rechazó hace una semana debatir el proyecto en la Asamblea Nacional. Y entonces dejé el texto en manos de la derecha y los macronistas.

En noviembre se adoptó una versión más representativa de la ley en el Senado, dominado por la ley republicana tradicional. El 11 de diciembre se incorporó a la Asamblea Nacional, donde los macronistas formaron el bloque con más parlamentarios, pero no alcanzaron la mayoría absoluta. Los macronistas esperaban convencer a los senadores de esta versión.

Pero me perdí la sorpresa. La izquierda, la derecha y la última derecha en la Asamblea Nacional unen sus votos para adoptar una “moción de rechazo” que impide que el proyecto quede en el hemiciclo para ser debatido.

Para encontrar una salida se convocó una comisión conjunta de 14 miembros, senadores y parlamentarios. Y desde entonces saqué la versión final, la nueva más difícil. Así lo adoptó, sorprendentemente, este mismo martes el Senado, con 214 votos a favor y 114 en contra. La incógnita era la Asamblea.

El diputado socialista Boris Vallaud declaró antes de la votación: “Espero que en las filas del alcalde haya hombres y mujeres de principios que rechacen este componente”. “Será tenso”, pronosticó en un mensaje telefónico, entre reunión y reunión, el diputado macronista Patrick Vignal. “Que el Reagrupamiento Nacional vote a favor hace que parte de mi recule mayoría”. Al final, 27 diputados de la alcaldía no votaron en contra y 34 se abstuvieron.

El texto, que denuncia la revolución y celebra a Le Pen, incluye una concepción histórica del RN y de su antecesor, el antiguo partido ultrafrente Nacional. Ésta es la preferencia nacional. «En esta ley», dijo Le Pen en declaraciones a la prensa, «se inscribe en la prioridad nacional, la tendencia de los franceses respecto de los extranjeros presentes en el territorio en el acceso a las prestaciones sociales».

El Pen y quienes acusan a Macron de asumir la preferencia nacional alude a la exigencia de que los extranjeros que lleven dos años y medio trabajando en Francia, o cinco años en el caso de no trabajar, puedan acceder a alguna asistencia social. La alternativa para Macron era renunciar al texto, pero esto significaba admitir su incapacidad para legislar.

Ninguna solución parece buena para un presidente sin alcalde parlamentario absoluto ni margen para gobernar cómodamente. Lo confirmó con el primer gran proyecto para la reelección en 2022: la reforma de las pensiones. Si lo aprobó, gracias al decreto. Ahora quiero comprobarlo con el segundo gran proyecto del quinquenio: la ley de migración, que originalmente exigía un equilibrio entre medios conservadores y progresistas. Planteaba facilitar la expulsión de Francia de extranjeros considerados peligrosos. Al mismo tiempo, impulsé la regularización de inmigrantes indocumentados que pudieran trabajar en sectores con escasez de mano de obra.

En la votación de Marte se jugaba algo más que una ley. Estaba en juego la esencia del macronismo, que se proclama ni de izquierdas ni de derechas, o de izquierdas y de derechas, y que en las elecciones presidenciales de 2017 y las últimas de 2022, derrotó a la extrema derecha. Ahora tengo una foto de sus diputados votando junto a Le Pen. Y no una reforma cualquiera, sino una sobre el tema favorito de la extrema derecha: la inmigración.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_