«La civilización está llegando a la puerta y creo que no quiero verla, también es un sueño»

«La civilización está llegando a la puerta y creo que no quiero verla, también es un sueño»
«La civilización está llegando a la puerta y creo que no quiero verla, también es un sueño»
Más noticias – Noticias 24 horas

Entonces podrás leer tu biografía, Ernesto Mallo (La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina, 1948) Fue taxista, contrabandista, artesano, librero, periodista, dramaturgo y escritor en general. Quiero decir que vivió muchas vidas en una, con diferentes experiencias que sirvieron desde la calidez del cultivo hasta las historias que plasmaba en el papel.

Bien hecho, este autor argentino, que viene a ti todo el tiempo, ¿cómo? es alter ego, Venancio Lascano, comisario jubiloso protagonista de la saga del yerno policía, si se hace eco de la visión de los demás pero también delante con cierto pesimismo, sin perder nunca el sentido del humor. Y, sin querer abandonar a esta persona que la acompañó a lo largo de las cinco novelas, presenta ahora ‘Perro viejo’ (Siruela, 2024), donde los policías alcaldes están envueltos en un crimen en el geriátrico donde residen.

una historia que Presentarán este espectáculo, a las 18.30 horas, en la última sesión del curso del club de lectura Las Casas Ahorcadas de Cuenca, cuando Mallo conoce a Venancio Lascano, solucionará sus problemas de memoria, si se ve obligado a investigar si el burro es el mismo… o no. Esta obra supone el regreso del comisario más justo, sagaz y, por momentos, sarcástico de una de las etapas más duras de la Argentina.

-¿Sabes más sobre política a la antigua o a la antigua usanza?

-Como el diablo, la policía es mejor en la vida, como el resto del mundo.

-Y Ernesto Mallo, ¿por qué sabes más: por la vida o por el diablo?

-Estoy tan encantado por la vida como por el diablo.

-¿Cuáles son las muchas vidas y profesiones que más emociones te han dado para contar en tus novelas y obras literarias?

-Bien, la vida en general. La mayor experiencia que me ha brindado es la calle. Quería pasar mucho tiempo de un lugar a otro. La calle siempre me mantiene en casa y en la universidad, aunque haya un poco de tecnología que se refugia en mí.

-En cualquier caso, no creas que es el mismo que tu protagonista, Venancio Lascano, que después de cinco novelas te ve «como un prisionero de puertas abiertas sin libertad condicional».

-Sin peso bronceado con soja. Siempre te daré algunas gracias por esta vida.

-En todos los sentimientos, teniendo en cuenta cómo está el mundo hoy y, específicamente, en su país (Argentina), ¿no es preferible perder la memoria o incluso la vida que es testigo de las cosas que cualquiera quiere ver?

-Este es un pensamiento recurrente que tengo porque lamento el mundo que estamos abandonando a nuestros hijos. Civilization va al juego y cree que no hay tiempo que perder, así como también es una bebida fresca.

-Siempre decimos que el año de la policía negra es una de las mejores herramientas para hacer crítica social. ¿Tienes mucha información actual para todos?

-Con la información actual hay que tener cuidado porque nunca en la historia de la humanidad se habían tenido tantas noticias falsas como ahora. Sí, este es un buen parámetro a tener en cuenta y ver cómo todo es cíclico, pero que no es nada nuevo. En efecto, Javier Milei, que se presenta como un cambio, es un experimento que se ha repetido cinco o seis veces en el caso de Argentina y siempre ha fracasado. Como decía Bertolt Brecht (dramaturgo y poeta alemán): «La historia se ensaya primero como tragedia, luego como farsa». Por eso creo que lo que vive el mundo actual es una farsa sangrienta con el avance de la ultraderecha.

-Lo que veo que no pierde usted es la comedia negra y el sarcasmo en su obra. ¿Es mejor llorar que llorar?

-La risa es un grito santificado. La risa sale del plano y, al final y al final, hay muchas veces que volteamos tanto que nos encanta. Sin embargo, la sonrisa es un lugar del alma, símbolo de armonía y equilibrio. En cualquier caso, el humor es fundamental para la vida; Lo último que sería imposible revivir en este lado del mundo donde están los mayores elogios.

-¿Tendremos tiempo de ver una nueva novela corta del viejo Lascano o el regreso de las demás para la próxima entrega de sus aventuras y desventuras?

-Esta última novela, ‘Perro viejo’, en la que mi protagonista entra en la residencia de un alcalde, surgió de una pregunta de un periodista que me entrevistó y me hizo una pregunta curiosa: «¿Tienes otra conversación con Lascano? » Y tú respondiste: «No sé, se me ha hecho muy viejo. ¿Qué pasó con la geriatría? Pero me dijo: ¿Y por qué no? Además, veo que es un tema poco tratado en la literatura y, teniendo en cuenta que ya estamos tan cerca, creo que merece la pena el esfuerzo. Así que ahora les presento otra pregunta para la siguiente pregunta: «Déjenlos ir, entre el cielo y el infierno».

-¿De todas formas, tiene garantizado el futuro de sus inquietudes sobre el yerno negro con el Capitán Inspector?

-No garantizamos nada, pero estoy convencido de que el Capitán tiene la guardia para seguir peleando la guerra.

Noticias de interés – Otros medios relacionados